Viviendo del saxofón

Vivir de la música no ha sido complicado solo en nuestra época, desde tiempos remotos los músicos han sufrido buscando la forma de convertir este arte en un producto consumible. Sin embargo, existen músicos con modelos de venta más exitosos que otros y esto se debe principalmente a la forma de pensar, la estrategia para manejarse, forma de seleccionar el público y a sus parámetros de profesionalismo.

El saxofón moderno y la globalización actual

Actualmente contamos con un montón de opciones para compartir la música de manera masiva… además contamos con aproximadamente 7mil millones de seres humanos con gustos diferentes que en algún punto o de alguna manera están dispuestos a consumir nuestras propuestas musicales.

En este caso lo más complejo es la llamada “negociación” entre los ideales o gustos personales, sueños profesionales y lo que el público consume… en el caso del saxofón es un instrumento con una amplia gama de opciones en el mundo comercial, ya que nos ofrece desde la música de cámara más selecta hasta los conceptos más populares o folclóricos… existen una gran variedad de foros con múltiples conceptos que sin duda alguna pueden solventar una vida digna a un saxofonista moderno. Pero eso si, existen ciertos ejes básicos que debemos cubrir antes de pensar en dedicarnos a este duro pero rentable oficio:

Pensando como un saxofonista profesional universal

  • Salud, crecimiento espiritual y autoconfianza: Nuestro cuerpo es nuestro principal motor, en el habita nuestra mente y alma, por eso cuidarlo es de vital importancia para mantenernos en el terreno de juego… comer bien, ejercitarnos, descansar, renunciar a malos hábitos y demás es básicamente lo único que necesitamos. Así mismo tener creencias espirituales y crecer como personas nos hará músicos que transmitan paz, confianza y felicidad. Nunca debemos olvidar que antes de ser músicos somos personas, por eso debemos ser educados, empáticos, cívicos y agradables en todos los sentidos.
  • Rítmica: Una vez cubierto todo lo anterior, empezamos a adentrarnos en habilidades propiamente del músico, la rítmica por ejemplo, este es un rasgo muy arraigado y propio de la especie humana, por eso, cultivarlo de forma intuitiva y natural todos los días es algo primordial para entrar al mundo comercial de la música, es decir, sin ritmo simplemente no hay interés de la audiencia por nuestra música. Con los años de experiencia prestando atención al ritmo se irá haciendo esto algo más consciente, más matemático y más profundo.
  • Armonía: Este tema suele darle dolores de cabeza a muchos, y se debe a su incorrecta manera de abordarlo, como todo en esta vida es una cuestión de planteamiento y enfoque, existen muchos métodos para acercarse a la armonía pero hay que tener cuidado, ya que si se aborda desde la perspectiva del estilo incorrecto puede ocasionar conflictos y evitar que no nos desarrollemos correctamente en este área, cuyo propósito en esencia es manipular los sonidos consciente mente y renunciando al concepto de la prueba y el error. Existe la armonía enfocada a la composición, a la orquestación y arreglo, a la improvisación etc.
  • Buen sonido: Hay que entender que la música será compartida siempre o casi siempre a través de un medio electrónico, ya sea a la hora de amplificarnos en un concierto en vivo o al grabarnos para mostrar nuestra habilidad al mundo, por esta razón es bien importante informarnos sobre la tecnología pertinente que nos permita hacer esto de la mejor manera, ya sabes… micrófonos, efectos, amplificadores, P.A. etc.
  • Habilidades de negociación: Llegó la hora de disfrutar de las mieles de todo el empeño que has puesto durante años de constancia a los puntos anteriores, pero cuidado, la negociación lo será todo, por lo que debes de tener mucho cuidado en el cómo vas a manejarte, cómo formulas tus contratos, a que sector vas dirigido, descubrir quienes realmente son tus clientes, que le gusta a tu público, etc.
  • Sentido del ridículo: Este tema es una cuestión polémica pero muy importante, ya que la madurez es la principal protagonista de este punto, alcanzarla para muchos no siempre es fácil… todo empieza cuando eres consciente del paso del tiempo, la tendencia, el cambio de generación, de la moda, del concepto de espectáculo y tienes esa perspicacia o chispa para darte cuenta en dónde te encuentras, como te comportas, como te expresas, como te vistes, que imagen proyectas y si todo esto es oportuno o inoportuno para ti.

Músicos aislados del mundo actual o defensores acérrimos de ideas viejas son las principales víctimas a la hora de hablar de “ridículos”, así que cuidado con los “disfraces” o con ser un niño aseñorado, un muchachito puberto treintón, un mutante lleno de cirugías con partes plásticas o un…¿viejo cool sin canas?… Ahí está el trabajo, encontrar el punto, nuestro punto.

Conclusión, descubre en que segmento de la música te encuentras y si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada de la mejor manera posible.

Me despido no sin antes recordarles que descubren las herramientas realmente funcionales y profesionales que tenemos para ti en TocaJazz.com.