Potenciando el poder creativo

Saludos amigos de TocaJazz, en este artículo hablaremos sobre la importancia de realizar actividades diferentes a la música, apreciar otras manifestaciones artísticas y escuchar música de todo tipo todos los días para enriquecer e impulsar nuestra vida y concepto de improvisación. Improvisación es creatividad y creatividad significa experiencia, observación, solucionar problemas o lo que comúnmente se llama vivir.

Cuando empezamos a notar que sufrimos de “bloqueos” o cierta angustia a la hora de improvisar o componer ideas nuevas, no es debido a falta de horas de estudio créeme, se debe precisamente a un estilo de vida monótono, a una falta considerable de influencia y problemas para asimilar los estímulos de la vida y la música que nos rodea. Las entradas de información a nuestra mente son las encargadas de generar creatividad y conclusiones, así que cuidado, nutrirlas es de vital importancia para nuestro desempeño como músicos (personas) creativos.

No siempre se trata de practicar durante horas modos, arpegios o teoría musical, si no de vivir equilibradamente, tener hobbies, divertirse, coleccionar experiencias e historias y escuchar con atención y buena actitud la música de otros con relativa frecuencia… además, es importante desarrollar la habilidad de cambiar el “filtro” con el que vivimos, percibimos y escuchamos, es decir, no siempre comportarnos como músicos es el único camino a convertirnos en buenos improvisadores o a tener éxito musical… muchos músicos inexpertos en vías de madurar cometen un montón de errores relacionados con los comportamientos obsesivos o repetitivos hacia la música… por ejemplo, no hacer ejercicio, idolatrar, no entender que los grandes son grandes por ser excelentes personas equilibradas antes que músicos, no tener hobbies, alimentarse mal, no
cuidar las relaciones personales, creer que al escuchar música solo dónde el solista ejecuta el instrumento que tocamos es la única vía de adquisición de información valiosa o “todo” lo que necesitamos… no prestar atención a lo que rodea al solista y a los respectivos arreglos que por cierto, están cargados de invaluables aportaciones y que además, si son asimiladas correctamente nos ayudarán en un futuro a descargar variantes de los conceptos que estuvimos escuchando.

Transcribir únicamente solistas del instrumento que tocamos es un error muy frecuente y una forma muy limitada de aprender, así que de ahora en adelante abre tu atención a guitarristas, bajistas, bateristas, percusionistas, tecladistas, cantantes etc.

Simplemente escucha y disfruta, canta y silva lo que recuerdes, vívelo y deja que toda esa información empape bien tu cerebro.

Debemos, cuanto antes, renunciar al prejuicio de los estilos musicales, y si, es complicado abrir nuestra menta a aceptar nuevas propuestas o estilos que no frecuentamos, sin embargo, en términos de creatividad es materia prima fresca y lista para desembocar en algo más grande. A muchos músicos profesionales nos parece que el hecho de realizar actividades nuevas como apreciar pinturas, obras de teatro, esculturas, salir a caminar, viajar o vivir nuevas experiencias nos alejan del éxito y la competitividad musical, y la realidad es todo lo contrario. Las experiencias cotidianas son realmente enriquecedoras y marcarán sin duda alguna la diferencia a la hora de proponer creatividad no solo a nuestros solos si no a las labores cotidianas que tenemos cómo cualquier persona.

Profundizar en la psicología o en la repercusión de este cambio de actitud en nuestra habilidad musical sería extenso y complicado, pero con toda certeza puedo decirles que es el camino real para tocar como los grandes, como en TocaJazz.

Crédito de foto: Raul Varzar en Unsplash