Número 1 – No saber definir un buen o mal sonido.

En primer lugar vamos a definir que es el buen sonido. Como te habrás dado cuenta es muy complicado determinar quién suena bien y quién suena mal, además, somos bombardeados por la opinión de muchos músicos, que por cierto creen todos ellos tener la razón… esto hace que llegues a un punto en el que simplemente no puedas definir que es sonar bien.

Así que te daré mi visión objetiva sobre como “entender” y no “definir” el sonido, lo primero es entender que el sonido es la sumatoria de factores como los conocimientos teóricos de lenguaje y de técnica, tipo de equipo, capacidad de fraseo, capacidad de expresión, gusto y visión personal de la estética. Me he encontrado con músicos que pretenden recibir una evaluación ya sea de su saxo o de su forma de tocar tocando una simple nota con fuerza, después de esto preguntan – ¿Qué tal suena mi saxofón? o ¿Qué que tal sueno? la respuesta debería de ser – No puedo evaluarte porque no hay datos suficientes en tu ejecución para lograr un criterio determinado, ó ¿Tú podrías decirme que tal hablo español si sólo digo AAAAAA?

Así que, si tu tienes estas preguntas, grábate tocando un tema que contenga el mayor número de factores mencionados anteriormente y ponte en el lugar del oyente, si tu mismo logras auto despertarte algún tipo de sensación espiritual seguro estás incluyendo bien los recursos que componen el sonido ideal y no importará si eres diferente a tu músico preferido, recuerda que hay tantos músicos que suenan bien y diferente debido a que su enfoque está en los criterios universales de sonar bien, el resultado es simplemente un estándar de transmisión expresivo correcto al público (tú público) con una variedad inminente del timbre.

Conclusión: No se trata de sonar bien si no de transmitir correctamente el mensaje.

Número 2 – No auto aceptarte.

La auto aceptación es muy complicada de alcanzar, debido a que no concibes la posibilidad de no ser un clon de tú músico favorito, esto es un problema de inmadurez musical severo (trataremos este importante tema en el siguiente artículo), con el tiempo te irá desgastando la cruda realidad de que no lo lograrás, y será muy bueno el hecho ya que esto hace que pongas tu empeño hacia cosas realmente importantes… a cosas como tus conceptos, tus conclusiones y tu visión de la música.

Te darás cuenta que es más rápido, fácil y divertido componer tu música y tu solos que transcribir a otra persona, verás que la frustración ocurría cuando existía una versión grabada de tu interpretación y tu copia era solo una copia miserable comparada por el público que conocía el verdadero tema, pero, ¿Qué pasaría si la única versión del tema que tocaste es tuya y nadie la conoce? ¿Quién podría decirte que está mal transcrita tu obra? por esta razón hice una frase que dice así – “Un buen músico al tocar, hace olvidar a otro buen músico” / Tito Hinojosa y créeme, eso debe de ocurrir, porque si al tocar dice la gente – Es una copia de Eric Marienthal u otro, vas por el mal camino.

Conclusión: Si no te aceptas a ti mismo, estás privando egoístamente a tu público de música maravillosa que no se conoce y que tu eres el único responsable de crearla, los estás aburriendo con versiones que ya conocían, tocar covers no es malo, siempre y cuando impongas tu versión, y recuerda, estudia lo mismo que los profesionales para que pienses como los profesionales, es decir, para que seas uno de ellos y no una copia de ellos.

Número 3 – Culpar a tu equipo o poner pretextos.

Estudia todos los factores que componen el buen sonido y date cuenta que el único responsable de mantener el concepto estético eres tú, tengas el equipo que tengas, y si, es verdad que un saxo fino cuenta o una boquilla cara mágica, pero siempre y cuando realmente domines los criterios reglamentarios del buen sonar, si no trabajas duro estudiando y esforzándote por pensar como un profesional, nadie tendrá la culpa de tus fracasos musicales más que tú.

Conclusión: Estudia y esfuérzate como un pro.

Lista de factores que debes estudiar exhaustivamente y por separado para que nazca tu sonido ideal:

  1. Armonía
  2. Técnica
  3. Fraseo
  4. Bending
  5. Vibrato
  6. Dinámica

¿¿¿No sabes donde empezar??? déjanoslo a nosotros, TocaJazz.com “A un clic de tocar como los grandes”

0 Comentarios

©2019 TocaJazz | SOLIT, Inteligencia e Innovación Tecnológica SAPI DE CV      Aviso de privacidad | Términos y condiciones | FAQ

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?